Snickerdoodles

Llega el fresco y apetece encender el horno y el olor a especias como la canela. Esta galleta es muy común en EEUU pero no se ve mucho fuera de allí. El ingrediente que la diferencia es el cream of tartar o ácido tartárico en español. Un subproducto de la fermentación del vino que reacciona con la levadura química. si no lo encuentras yo lo sustituiría por ácido cítrico (o vinagre o zumo de limón), aunque no es lo mismo. A disfrutar.

 

INGREDIENTES

 

325 g / 2½ cup harina

2 cta acido tartárico (cream of tartar)

½ cta levadura química

¾ cta sal

230 g / 2 stick mantequilla

100 g / ½ cup azúcar moreno

200 g / 1 cup azúcar

1 cta extracto de vainilla

2 huevos grandes

1 cda canela

25 g / 1 cda azúcar

 

ELABORACIÓN

 

En un recipiente hondo mezclamos los ingredientes secos: Harina, acido tartárico, levadura y sal. En otro recipiente batimos con varillas la mantequilla derretida y templada con los azucares hasta que blanquee y suba un poco. Añadimos los huevos uno a uno y la vainilla y seguimos batiendo hasta que se incorpore todo y quede un color pálido. Incorporamos los ingredientes secos en tres veces. Si queremos que queden blanditas sólo incorporamos. Si queremos que sean un poco más como bizcochitos y salgan las grietas características batimos 3 minutos. Reposamos al menos 30 minutos a temperatura ambiente.

 

Precalentamos el horno a 205ºC / 400ºF

 

Mezclamos la canela con el azúcar. Sacamos bolas de masa con una cuchara sopera o un saca-bolas de helado y hacemos bolas de masa con las manos. Las pasamos por la mezcla de azúcar y canela y las disponemos en una bandeja de horno con un silpat o con papel de horno. Deben quedar separadas por lo menos 5 centímetros entre ellas, por lo que se deben hacer entre 2 o 3 hornadas. Hornear de 8 a 10 minutos o hasta que se doren ligeramente los bordes. Dejar templar 10 minutos en la bandeja antes de enfriar sobre una rejilla.

Anuncios