Pechuga rellena de queso, tomates secos y albahaca

bpechuga rellena

 

Este es el mayor éxito de los últimos tiempos. Tiene un poquito de complicación para que no se salga el relleno, pero siempre se puede atar o pinchar con palillos.

 

Para 2 personas

 

INGREDIENTES

 

1 pechuga de pollo con piel

50 g queso de cabra

2 tomates secos

5 hojas de albahaca fresca

2 dientes de ajo

½ limón

1 vasito de vino blanco

Romero seco

Aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta

 

ELABORACIÓN

 

Separamos la pechuga en dos. Con un cuchillo bien afilado cortamos, sin separar la parte del solomillo. En la otra parte hacemos un bolsillo donde meteremos el relleno.

 

Para el relleno picamos los tomates y la albahaca. Añadimos un diente de ajo picado muy fino y el queso (yo he utilizado uno más bien curado) rallado grueso. Incorporamos la ralladura del medio limón o al gusto. Ligamos con un poco de aceite y salpimentamos.

 

Rellenamos las medias pechugas con la farsa  y cerramos. Si queda un poco abierto podemos ponerle un palillo para afianzar. Las ponemos con la piel hacia abajo en una sartén bien caliente con un poco de aceite. Cuando dore la piel les damos la vuelta y bajamos el fuego porque se tienen que hacer bien por dentro. Tapamos y dejamos dorar cinco minutos. Añadimos un hielo no muy grande y volvemos a tapar moviendo la sartén. Si vemos que se dora demasiado podemos darle alguna vuelta más. Al final estarán en el fuego entre quince y veinte minutos dependiendo del grosor. Las sacamos del fuego y reservamos. Añadimos a la sartén el otro ajo picado muy fino y el romero. Damos unas vueltas y exprimimos por encima el limón. Incorporamos el vino y dejamos evaporar moviendo con el mango para que nos ligue la salsita.

 

Para servir cortamos el pollo una vez reposado para que no se nos salgan los jugos y salseamos por encima. Acompañan muy bien unos espárragos a la plancha con el mismo queso rallado por encima.

Anuncios